Inicio > Noticias sobre Muebles > Decoración > Habitaciones juveniles para niños no tan niños

HABITACIONES JUVENILES PARA NIÑOS NO TAN NIÑOS

22
ABR
2015

Imagen de la noticia Habitaciones juveniles para niños no tan niños

Cuando los niños crecen y empiezan a tener sus propios gustos y sus necesidades cambian. Es el momento de pensar en hacer cambios y transformar sus dormitorios en habitaciones juveniles dejando de lado el estilo infantil y dando paso a una decoración para niños y niñas más mayores.


Si tus hijos se encuentran en ese momento de sus vidas en el que ya no quieren una habitación de bebé, no te pierdas los consejos que te damos en este artículo sobre cómo decorar un dormitorio para un niño que ya no es tan niño.


Los adolescentes tienen unas necesidades diferentes a las de los niños pequeños. Ahora pasan más tiempo en su dormitorio, tienen más tareas escolares, se reúnen con sus amigos para charlar, escuchar música…


Por ello, es fundamental que la habitación cuente con una zona de estudio, con un escritorio, baldas y cajones para sus libros y material de clase y un espacio para el ocio.

CLAVES PARA DECORAR LAS HABITACIONES JUVENILES


La clave para incluir todos estos elementos en una habitación juvenil, que suele ser la más pequeña de la casa, es no recargar demasiado el ambiente. Los muebles deben ser compactos, convertibles, funcionales y con mucho espacio de.


Se pueden colocar unos cojines de tamaño grande sobre una alfombra para que puedan sentarse a charlar. Otra posibilidad es colocar la cama alineada a la pared y decorarla con grandes cojines para que durante el día haga las veces de sofá. Con una cama nido, además, podrá traer algún invitado a casa.


A la hora de elegir los tonos para decorar su dormitorio hay que dejar el nuestros hijos elijan aquellos que les hacen sentirse a gusto, siempre asesorándolos para respetarlas reglas básicas de combinación de colores.


Se puede pintar una pared de un color intenso y colgar en ella cuadros, fotos, posters o un gran espejo. Las restantes paredes se deben pintar en un tono neutro para conseguir mayor luminosidad.


En el mismo tono elegido para esa pared o con uno de la misma gama se pueden colocar otros detalles como los tiradores de los cajones o frentes de los muebles. También lo podemos aplicar en los textiles pero procurando no recargar demasiado.


En las habitaciones juveniles para niños suelen predominar las gamas de azules, el omnipresente blanco, que se puede combinar con rojos, verdes o, incluso, con negro y gris.


Por ejemplo, una habitación decorada completamente en azul puede conseguir un buen contraste con unos muebles en color blanco.


Los verdes y naranjas combinan muy bien. Con estos colores obtenemos un resultado alegre, optimista y con mucha personalidad, apto para chicos y para chicas.

Artículos relacionados:

- CREA UN DORMITORIO JUVENIL PARA PRINCESAS

- ¿CóMO AMUEBLAR UN DORMITORIO JUVENIL?